post

Creso, rey de Lidia

Siempre he sentido simpatía por una antigua civilización y su más destacado rey: Lidia y su soberano Creso.

      No entiendo cómo, haciéndoles justicia, no ocupan otro lugar más destacado en la historia. También eran admirados por mis compañeros de clase, sus méritos e inventos satisfacían a cualquiera (por muy variado que fuese el gusto de cada uno) ahora me explicaré y casi aseguraría que cualquier persona que lea esto y se documente, coincidirá conmigo.

     Hablo de una nación que alcanzó su máximo esplendor, en el siglo VI a de C. y desapareció al ser conquistados por los persas.

     Este reino se encontraba en la actual Turquía y su capital, Sardes, nada tenia que envidiar a Atenas.

      Fueron los inventores de las tabernas de vinos y los restaurantes. Vivian tan bien y con tanta prosperidad que ya se iban de vinos y salían a cenar hace 2600 años (mira tú que si tienen razón los que dicen eso de “todo está inventado”) y seguro que también tenían cerveza, ya que es un invento anterior de los egipcios, de los cuales ya eran aliados. Cerdo ibérico no tendrían, pero el jabalí, a cuya caza eran tremendamente aficionados, haría la veces.

     Nada faltaba a los lidios, incluso iban al gimnasio, la forma física y estar “cachas”, también era importante.

Read More